El poeta declara su amor por la poesía

Vieja Amante

A ti, amor de mis amores
a ti, espejo claro de mis días
a ti, a tu luz, tus resplandores
a ti, que has sido faro guía.

Tu eres sinfonía de colores
mi norte, mi sur, mi mediodía
mi miel, mi menta, mi ambrosía
en tus labios menores y mayores.

Tu cuerpo manantial, donde bebía
mi boca, apurando, tus sabores
tu calma, tu paz y tu alegría
amor mío, amor de mis amores.

!Ay Amor¡ cuanto te amaba
la mar en tus brazos se mecía
a babor de tus besos navegaba
tu oleaje, tu espuma, tu osadía.
Volver a la luz de tu mirada
a tus ojos amantes, vida mía
al dulce calor de tu almohada
a tu regazo, en la noche fría.


Tanta pasión anegada
en mi pecho no cabía
salió por mi voz enamorada
amor mío, poesía.

Esa Mujer

Esa que cruza por las calles
sin rumbo fijo
la ultima estrella desterrada
la que atesora el sol en su mirada
la que conoce todos mis secretos
la que amé como a nadie y como a nada
no tiene nombre
es etérea
suave
se escurre entre mis manos
su pelo del color de la noche
su luz un claro día
y suena
dulce entre mis labios.
Ayer
hoy
mañana
y siempre
poesía.

La mirada

"Y  siempre pueda verte ante los ojos míos sin miedo y sobresalto de perderte."

Luis Cernuda

 

Me mirabas

y salían cantando alondras

por tus ojos

me mirabas, delante de tus lágrimas

que refulgían

como perlas cautívas

me mirabas allanando con su brillo

las calles inhóspitas

me mirabas sin saber de qué soles

de que siglos vendría

aquella luz

me mirabas y establecías el silencio

en el tiempo detenido del café

me mirabas acercando la tarde

hasta mis ojos

Amor mío, cuando tu me mirabas

 

 

Soleá

SOLEÁ.

Desnuda y te desnudó
un claro rayo de luna
pero quiso mi fortuna
y la noche de deseo te vistió