Paco Mateos

A la Sombra de Abril

A la sombra de abril, como un cuadro que Velázquez se arrancase del alma, con su cerrazón, con su luz, con su alegría y su tormento, con su silencio y su grito, se nos muestra cual íntimo lenguaje en la voz del poeta, bordoneando el color de la primavera y los matices sombríos que deja el desamor, entonados con la pasión del cante hondo, con quejíos de cítara, en un ensalmo poético.

Porque Paco Mateos, náufrago de Palos Matriciales, nos susurra con el lenguaje de las flores, se erige entre adjetivos en los que crea y se recrea, con una exquisitez amorosa y pasional, en una necesidad vital y palpable, en un buqué perfecto, para extasiarnos con su propio sentir, desde Huelva a Triana, desde Utrera a Almería, de Córdoba a Quesada, con el cielo de Granada o entre Luna de olivares de Jaén a Sevilla: ....

Rocio Biedma




Decir Paco Mateos para mi es decir " y la poesía se hizo hombre ". Es reconocer que todos los brillos y oscuridades de la vida pueden salir convertidos en obra de arte pura, a través de su palabra. No es Paco un poeta que escribe poemas. Es un pintor y un trasladador a nuestro mundo de la voz de otras épocas, de la voz de los pueblos, de la voz de la historia. Es el duende y es el quejio del cante hondo. Es corazón. Y es amor, que anda...

 

Presentación en Huelva en el 1900 Company Bar

 

 

Las cuatro esquinas del Tiempo

El poeta miró su pobre corazón y se echó a reír: siempre había sabido que los golpes duelen, que las musas son infieles, el amor pasajero y que las ilusiones se desvanecen al amanecer. Mis pérdidas son doble ganancias, decía Juan el Camas, que en gloria
esté, corazón vulnerable y valiente, sigue abierto porque me hace sentir vivo, dijo Paco, que Dios lo bendiga. Según la filosofía china, el hombre que consigue renunciar a su objetivo y seguir con más firmeza el camino que lleva a este objetivo se acerca a
la sabiduría, porque ha dejado de proyectarse, lo que le obligaba a precipitarse, cada movimiento busca la armonía con el espacio y cada uno de sus gestos está en simbiosis con el tiempo.


Galería


Corazón malherido, mas allá del espacio del tiempo y su latido, de la vida y la muerte, yo siempre te he querido.

El Alba Rumorosa

Paco Mateos